NutriciónPerder peso

Sal del Himalaya ¿Existen beneficios?

Vamos a hablar de la Sal del Himalaya

¿Qué es?

La sal del Himalaya se trata de un tipo de sal mineral procedente de las montañas de pakistan. Este tipo de sal ha empezado a comercializarse en diversas partes de europa, estados unidos y australia de este tipo proviene por regla general de la mina de khewra en el distrito de Jhelum, que es la segunda más grande del mundo.

Se encuentra a 160 kilómetros desde islamabad y a 260 kilómetros desde Lahoe. Se caracteriza por presentarse al consumidor en forma de cristales de color rosado característico, por regla general para ser molida justo en el instante de ser dispensada.

¿Beneficios de su consumo?

Sus supuestos beneficios milagrosos para la salud ha disparado el precio de esta sal que se vende a precios desorbitantes en comparación con la sal común de mesa.

Los vendedores aseguran que sus supuestos 84 elementos pueden aliviar numerosas dolencias; osteoporosis, varices, calambres, insomnio, diabetes y arritmia.

Los milagrosos efectos beneficiosos que se le atribuyen carecen totalmente de evidencias científicas. No hay ninguna investigación que relacione el consumo de sal con la mejora de ninguna de estas dolencias. La afirmación de que el consumo de sal podría regular los niveles de presión arterial es, para la ciencia, muy disparatada. Lo que sí se conoce es que un consumo adicional de sal, sea de donde sea, puede provocar graves problemas en nuestro organismo.

Según la Asociación Independiente para el Asesoramiento de la Salud, cuando se afirma que los cristales de sal del Himalaya (Paquistán), son ricos en minerales se está informando mal al consumidor con la única finalidad de inducirlo a consumir.

La Sal del Himalaya contiene, como muchos otros tipos de sal de mesa, únicamente cloruro sódico y unos pocos minerales más en pequeñas cantidades.

Según la Asociación de Nutricionistas de Austria, dos cucharaditas de esta sal contienen:

  • 45 mg de calcio. La cantidad diaria recomendada (CDR) se sitúa en 1000 mg.

  • 5 mg de magnesio. La CDR se sitúa en 300 mg.

  • 0,7 mg de hierro. La CDR es de 10 mg.

Los otros 80 nutrientes a los que alude la publicidad no aparece por ningún sitio en por lo tanto, esta sal no solo no cura enfermedad alguna, si no que, desde el punto de vista nutricional, no presenta grandes cualidades.

Lo que uno puede encontrar en el cuerpo humano son menos de 30 elementos – diez forman prácticamente la totalidad de sustancias que tiene el cuerpo humano, once son esenciales (los oligoelementos), tales como los componentes de las enzimas . Unos pocos elementos más, dependiendo de las condiciones ambientales, están presentes en distintas partes, actuando para el metabolismo, pero juegan un papel dañino. Particularmente perjudiciales son los metales pesados ​como el plomo, el mercurio y el cadmio. Aunque la sal del Himalaya contuviera realmente más de 80 elementos, la mayoría de ellos serían totalmente inútiles para el cuerpo humano o incluso hasta tóxicos. Además, hay que señalar que los elementos no son cruciales en sí mismos sino sus conexiones.

Conclusiones:

La persona que compra Sal del Himalaya está pagando 20 veces más por un tipo de sal que tiene la misma composición que la sal común que puede encontrar en cualquier tienda de alimentación.

La única diferencia entre esta sal y la común son sus impurezas, responsables de esa coloración rosácea que tanto gusta al consumidor de aquellos productos naturales que aseguran ser el remedio a todos nuestros males.

La recomendación de las asociacion dietetica es la de consumir sal yodada.

En muchos blog se puede ver como se recomienda el consumo de sal marina sin procesar la cual “contiene mas micronutrientes” pero:

No existe bibliografia que apoye la existencia de diferencias importantes entre ellas

Puede adquirirse en muchos supermercados

Bibliografía

  1. Ludmilla tuir-zum Himalaya Salz
  2. Dr. Christian Lamschus, director jefe del Deutschen Salzmuseums en Lüneburg (WDR) – Museo de la Sal Alemán
  3. El oro blanco de la cordillera del Himalaya, Focus N º 11 (2002)
  4. Cristal de sal en boca de todos y altos precios en todas las tiendas – y quién se beneficia con él – artículo de Walter von Holst en la revista Zeitgeist de octubre de 2002 ( online )
  5. Comunicado de prensa de la Oficina del Estado de Baviera para la Salud y la Seguridad Alimentaria
  6. ZDF: teure forrajera Aus Himalaya ellas (2006)
  7. Universidad de Berlín: la distribución de elementos en el cuerpo humano
  8. UGB: El negocio de la Sal del Himalaya
  9. VEO: Der mit dem Nepp Himalayasalz (2003)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *