Entrenamiento

TECNICAS PARA MEJORAR EL RENDIMIENTO DEPORTIVO

Técnicas preparación psíquica

Este articulo es la segunda parte del anterior articulo preparacion-psicologica-diferencia-exito-fracaso, ahora ya empecemos con el tema:

1 Trabaja en equipo
¿Quieres estar en plena forma y ser un gran deportista en la disciplina que practicas? Deja que los demás te ayuden a conseguirlo si tienes problemas para conseguirlo tú solo. Recluta a familiares, amigos, compañeros de gimnasio o de equipo… cualquiera que esté dispuesto a echarte un cable. Los entrenadores también te pueden ayudar a perfeccionar tus habilidades deportivas y a prepararte para el duro camino que tienes por delante.

 

2 Visualiza el éxito
La próxima vez que juegues al baloncesto, siéntate a solas en un sitio tranquilo unos minutos antes del partido. Respira hondo varias veces. Con los ojos cerrados, imagínate jugando tu mejor partido.
Visualízate corriendo y saltando enérgicamente en la cancha, cogiendo los rebotes más difíciles y lanzando con minuciosa precisión. Probablemente, jugarás; como lo has imaginado.

3 Pon música en tu deporte
Las melodías alegres y rítmicas pueden tranquilizar tu mente y cargar tus energías antes, durante y después de una sesión de entrenamiento muy dura o de un partido importante, para poder rendir al máximo.

 

 

4 Prepárate antes del evento
Los jugadores de baloncesto, hacen tiros de calentamiento justo antes de empezar el partido. Los culturistas levantan peso antes del inicio de la competición. ¿Por qué? Para soltar los músculos. Para estos deportistas, el calentamiento es un modo excelente de prepararse psíquicamente. Los dispone mentalmente para competir y estableces su temperatura emocional en el punto justo para rendir de forma óptima.

5 Practica rituales de preparación
Actuar como si estuvieras psíquicamente preparado, aunque no lo estés, aumenta drásticamente tu temperatura emocional. Por ejemplo, los jugadores de baloncesto, riockey y fútbol se chocan las manos para animarse y felicitarse unos a otros.
La relajación progresiva es una excelente forma de optimizar el rendimiento deportivo y puede prevenir el exceso de motivación o preparación psíquica. «La relajación progresiva es un método sencillo para relajar los músculos, que pretende aumentar la conciencia de la tensión muscular y contrarrestar los efectos del estrés
y la ansiedad», afirma el especialista Donald Robertson. Relajar los músculos y liberar tensión emocional nos ayuda a motivarnos correctamente y a rendir al máximo. Durante cada uno de los siguientes pasos, contrae y relaja los músculos durante cinco segundos.

1 Siéntate o túmbate en un lugar tranquilo, cómodo y donde nada te interrumpa.
2 Relaja el cuerpo, cierra los ojos y respirando hondo tres veces, inspirando por la nariz y espirando por la boca.
3 Abre bien la boca, tensando ligeramente la musculatura mandibular. Relájate y
repite el movimiento.
4 Encoge los hombros, contrayendo los trapecios. Captura la tensión acumulada en el cuello y en la zona dorsal. Relájate y libera la tensión. Repite el movimiento.
5 Junta las palmas de las manos a la altura de los pectorales. Apriétalas, contrayendo los pectorales. Relájate y
repite el movimiento. Con las manos todavía en la misma posición, entrelaza los dedos y mueve las manos hacia atrás, contrayendo los deltoides y los músculos de la zona dorsal. Relájate y repite el movimiento.
6 Cierra los puños. Dobla los brazos lentamente en dirección hacia los hombros, tensando los bíceps. Contrae los tríceps mientras extiendes los dos brazos.
7 Con el mentón encogido, flexiona el cuerpo hacia delante, apretando los músculos abdominales. Relájate y repite el movimiento.
8 Estira la pierna derecha, contrayendo el cuadríceps. Relájate y repite el movimiento. Haz las mismas contracciones y extensiones con la pierna izquierda.
9 Con la rodilla izquierda flexionada, extiende el pie derecho, tensando el gemelo. Relájate. Levanta el empeine hacia la espinilla, extendiendo el gemelo derecho. Relájate y repite el movimiento. Haz lo mismo con la pierna izquierda.
10 Cierra los ojos y relaja todo el cuerpo. Respira hondo tres veces, inspirando por la nariz y espirando por la boca.
Permanece concentrado. Cuando sea el momento de prepararte psíquicamente para el deporte, estarás
en condiciones óptimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *