EntrenamientoNoticias salud

Lesiones de hombro parte 1: Dislocaciones

Las dislocaciones son uno de los problemas más comunes de los hombros (junto con la tendinitis, las luxaciones y los desgarros del manguito rotatorio) que afectan a millones de personas cada año. ¿Cómo tratar estas lesiones? Aquí tienes una series de remedios populares para prevenir y curar estos problemas.

Dislocaciones
Piensa que la articulación del hombro o “cápsula” es como una taza y un platillo: así son la esfera bulbosa del final del húmero y el glenoideo. Una capa de cartílago llamada labrum y el ligamento son los elementos que mantienen al húmero en su sitio. Pero un traumatismo podría hacer que el húmero se saliera del glenoideo, desgarrando los ligamentos. ¿El resultado? Una dislocación parcial o total. “si te dislocas el hombro cuando tienes menos de 30 años, lo más probable es que te vuelva a suceder (las personas de más de 30 años tienen un 40% de probabilidades de dislocárselo de nuevo)”. Esto se debe a que. una vez esta articulación se ha distendido o dañado, los ligamentos no tienen la musculatura como anteriormente para asegurar el hueso.

 

Tratamiento
Acude al médico inmediatamente, pero asegúrate de que te hagan una radiografía en primer lugar. “Lo primero es determinar si tienes alguna fractura”,  sin una radiografía, se puede dañar más el hombro intentando tratarlo.
Tendrás que llevar el brazo en cabestrillo entre una y dos semanas para que los ligamentos se puedan recuperar. Después, tendrás que someterte a “rehabilitación agresiva”. En primer lugar, deja que los tejidos inflamados se curen y recupera la movilidad mediante ejercicios pendulares suaves y arcos de movimiento. Más tarde, podrás trabajar para restablecer la fuerza muscular que habías perdido. Sobre todo, debes resistir el ansia de trabajar demasiado en estos movimientos. Se recomienda “pesos de entre 500 g y 2 kg serán suficientes. Los pesos superiores podrían causarte daño durante la recuperación”.

 

Prevención
La cirugía estabilizadora del hombro tensa los ligamentos y coloca el hombro en sus sitio, reduciendo las probabilidades de una nueva dislocación en un 3% a un 5%. El procedimiento dura entre dos o tres horas, y, normalmente, no requiere más de una noche de ingreso en el hospital. Aunque una recuperación completa puede tardar varios meses, los que ya han sufrido varias dislocaciones son buenos candidatos para someterse a esta operación.

Recolocar un hombro dislocado
Si quieres intentar colocar en su sitio un hombro dislocado, tienes que proceder con mucha precaución. Sin saber si tienes fractura en algún hueso, puede que el remedio resulte peor que la enfermedad. En caso contrario, o si quieres seguir adelante bajo tu criterio, aquí tienes las instrucciones:

Levanta el brazo (estirado o flexionado) hacia el lado, con la mano hacia arriba, por encima de la cabeza. Este movimiento permitirá que el hombro se vuelva a colocar, antes de que tenga lugar el espasmo muscular (si tienes suerte, claro).

Los espasmos musculares no tardan en producirse, y una vez esto sucede, lo único que puedes hacer es ir corriendo a urgencias.

El doctor aconseja hacerse una radiografía aunque alguien nos ayude, no sabemos si existe una fractura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *