EntrenamientoNoticias salud

Lesiones de hombro parte 3 Pinzamientos: bursitis y tendiditis

Pinzamientos
El controlador de la misión muscular del hombro es el manguito rotatorio: cuatro grupos de músculos y tendones que rodean al húmero, proporcionando estabilidad y control a la rotación. Con el tiempo, los deportistas que hacen muchos movimientos del brazo por encima de la cabeza (como en tenis, en voleibol o en natación) pueden provocar que los huesos hagan rozar excesivamente a los ligamentos que tienen entre ellos. “Normalmente, es una lesión que se produce más por el desgaste o sobreuso que por algún golpe fuerte”. Las dos formas de pinza-miento son la bursitis y la tendinitis El tratamiento es diferente para cada una de ellas.

La bursitis

La bursitis tiene lugar cuando se produce la inflamación de una bursa, que es una pequeña bolsa que facilita los movimientos de los músculos y tendones sobre el hueso.

Tratamiento
Según un estudio publicado por la Universidad de Pittsburgh el año pasado, el mejor tratamiento para la bursitis en su fase más aguda es la medicación. En ella se incluyen los fármacos antiinflamatorios no esteroides y las infiltraciones de corti-costeroides moderadas. Con “moderadas”, queremos decir que deben estar separadas por un período mínimo de tres meses y no deben practicarse más de tres veces al año, o podría perjudicarse (o incluso romperse) el tendón.

Prevención
Los deportistas que hacen muchas actividades con movimientos por encima de la cabeza obtienen grandes beneficios de los ejercicios para el manguito rotatorio.

Haz rotaciones internas con peso de entre 500 g y 2 kg dos veces al día, en 10 repeticiones. O, mejor aún, ata al mango de la puerta una banda elástica, y haz el mismo movimiento.

Tendinitis
Si el dolor no ha remitido en un par de semanas, es posible que la bursitis haya pasado a su siguiente fase, que es la tendinitis. Una forma segura de descubrirlo es mediante una resonancia magnética. En todo caso, una inyección de Lidocaína en la bursa puede atenuar el dolor de las fibras musculares. Si el dolor persiste, seguro que lo que tienes es una tendinitis.

Tratamiento
Ten cuidado, si no se trata adecuadamente, la tendinitis puede desembocar en una rotura grave. Lo mismo que con la bursitis, el mejor tratamiento es el reposo, evitando el ejercicio hasta que la inflamación y el dolor remitan. También es recomendable aplicar hielo sobre la zona afectada durante 20 minutos, entre cuatro y ocho veces al día. En ocasiones, también se utilizan los ultrasonidos para mejorar la circulación sanguínea y estimular la recuperación.

Prevención
La única prevención real para la tendiditis es el cuidado y la atención. “Cuando estás cansado y dolorido”, «debes prestar mucha atención. Para bajar el ritmo ya que de otro modo se convertirá en crónico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *