Entrenamiento

Lesiones de hombro parte 2: Luxaciones

Luxaciones

 

Justo encima de la taza y el platillo” del hombro se encuentra la articulación acro-mioclavicular: el lugar donde la parte superior del acromion (punto más alto del hombro) conecta con la clavícula.

Si te das un golpe fuerte contra una pared mientras juegas a hockey, o te caes de la bici saltando por encima del manillar, provocándote un traumatismo agudo en la zona, tendrás muchas posibilidades de sufrir una luxación de la articulación acro-mioclavicular (separación de los ligamentos, de forma que el acromion y la clavícula quedan separados).

 

 

 

 

Tratamiento

Los casos más graves pueden implicar la realización de un procedimiento quirúrgico para colocar la articulación y reparar los ligamentos. Pero si los ligamentos simplemente están desgarrados o distendidos. el tratamiento consistirá solamente en reposar el hombro, llevando el brazo en cabestrillo durante una o dos semanas. Tras ello, será necesario hacer algunos ejercicios de rehabilitación para recuperar la movilidad, como tumbarse y levantar un peso ligero diez veces, por encima de la cabeza, para evitar que el hombro quede rígido o “congelado”. Si sientes mucho dolor, tendrás que inmovilizarte el brazo (por ejemplo, con venda y cabestrillo).

 

 

Prevención
Una luxación de hombro es una experiencia tremendamente dolorosa. Será mejor que lleves protectores para amortiguar los golpes y evitar esta lesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *