Piernas

Curl femoral de pie

Trabaja tus femorales y reparte por igual la fuerza de tus piernas

EJECUCIÓN

* De pie frente a una máquina de curl femoral de pie. Agarrad los manerales y colocad el pecho contra el soporte de torso, si es que hay uno.

* Colocad la parte trasera del gemelo contra el rodillo de resistencia. Si es posible, ajustad la longitud de la palanca para adaptarla a la de vuestra pierna. La parte frontal del muslo debe descansar contra el apoyo delantero para estabilizar la pierna, y la rodilla debe quedar fuera para doblarse.

* Mantened estirada pero sin exceso la pierna que no trabaja y el pie correspondiente en contacto continuo con el piso. El pie de la pierna que entrena estará relajado y en posición confortable.

» Tomad aire y retenedlo mientras dobláis la rodilla para elevar el pie en contra de la resistencia. Seguid subiendo hasta que la tibia quede aproximadamente paralela al suelo, y expulsad entonces el aire.

* Mantened la posición final durante un instante, y bajad luego controladamente al punto de partida. Deteneos un instante en esa posición. y repetid las veces necesarias.

* Mantened el torso erguido o ligeramente inclinado al frente durante la ejecución del ejercicio.

* Cuando completéis el número deseado de repeticiones con una pierna, cambiad a la otra y repetid.

Si tu aparato no tiene respaldo para el torso, mantén la espalda plana y el pecho erguido.


CONSEJOS DE ENTRENAMIENTO

* Para incrementar la efectividad del ejercicio, inclinaos al frente desde las caderas todo lo que permita el aparato. Obligaréis así a estirar los femorales, lo que potencia la contracción.

* No utilicéis pesos excesivos. De hacerlo, tenderéis a dar impulso al principio para superar la inercia. Actuando asi podéis lesionaros los músculos de la espalda baja.

* Elevad lo suficiente la palanca de resistencia para que la tibia quede paralela al suelo en la posición final. No es necesario subir más: la resistencia se reduce al superar este punto.

* Dependiendo del aparato, aseguraos de comenzar con el rodillo de resistencia colocado en una posición donde no resbale el pie. Muchas personas colocan el rodillo ligeramente arriba del tobillo para poder hacer el ejercicio mejor.

* Mantened estabilizado el torso durante todo el intervalo de recorrido. Los agarres os permitirán asegurar que el torso se mantenga apoyado contra su soporte o en una posición fuerte mientras dobláis las rodillas.

* Para conseguir máxima tensión en los femorales, apuntad los dedos de los pies hacia el frente y mantened el pie relajado. Si flexionáis el tobillo participará demasiado en la flexión de la rodilla.

 

USOS DEPORTIVOS

Este ejercicio resulta importante para el incremento de la masa muscular femoral de los culturistas. En deportes, el movimiento es útil para los atletas que corren y dan patadas. Como la flexión de piernas no fortalece la unión del tendón femoral superior (como lo haría el peso muerto a piern

as estira das), juega un papel relativamente menor en los deportes que requieren extensión de la articulación de la cadera.

Los femorales ayudan en las patadas traseras del fútbol, en diversos movimientos de lucha, y en la barra y las paralelas asimétricas en gimnasia.

Los femorales fuertes resultan vitales para todos los atletas, ya que este grupo muscular proporciona estabilidad a la rodilla al oponerse a los cuadriceps de la parte frontal del muslo. Para impedir lesiones y proporcionar máximo equilibrio alrededor de la articulación rotuliana. la fuerza de los femórales debe aproximarse a la de los cuadríceps.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *